miércoles, enero 10, 2007

El encantamiento de Don Quijote y su vuelta a la aldea, con lo que da fin a la primera parte de la historia del hidalgo

Para curar la locura de don Quijote el cura y el barbero quieren llevar a Don Quijote a su pueblo. Para que no pueda escaparse le quieren llevar en una jaula de palos. Cuando el caballero está dormido le atan las manos y los pies. Entonces se cubren los rostros y cambian los vestidos para que Don Quijote no les conozca. Cuando el caballero se despierta, se da cuenta de que está en una jaula. Se asusta mucho porque cree que está encantado y que las personas que le llevan son fantasmas de castillo. Empieza a quejarse y ruega al barbero (quien no reconoce) que pida al gran encantador que no le deje morir en esta cárcel. Viéndose sobre el carro Don Quijote está muy confuso porque nunca ha leído algo así en sus libros de caballería. Los héroes suelen volar en una nube por los aires o en un carro de fuego. Pero Don Quijote piensa que ésta es la nueva manera de los encantadores de tratar a los caballeros valientes. Así se calla y se queda en su jaula sin mover. Parece una estatua de piedra. El cura, el barbero y el resto de la compañía marchan tras el carro. Después de siete días de camino llegan al pueblo de don Quijote. Es domingo y mediodía. El carro se para en medio de la plaza donde se halla toda la gente del pueblo. Todos están muy excitados y quieren saber quién está en la jaula. Cuando reconocen a su viejo vecino todos le miran sorprendidos. Llegan el ama de casa y la sobrina de don Quijote. Cuando ven a su amo empiezan a gritar. Echan maldiciones a los libros de caballería que han vuelto loco a Don Quijote. Teresa Panza acude y sin saludar a su marido le pregunta si el asno está bien. Después quiere saber si ha traído regalos para su familia. Pero dice también que se ha sentido muy triste y sola durante su ausencia. Don Quijote es llevado a su casa y allí se acuesta. No comprende lo que ha pasado y sigue creyendo que es la culpa de encantadores o enemigos suyos que él se halla en este estado miserable. Sus amigos temen que vaya a buscar nuevas aventura cuando haya recuperado. Y así será.

Batalla de don Quijote contra unos cueros de vino tinto

Los cuatro encuentran al viajero y al cura que se escondieron y todos van a la venta que don Quijote y Sancho ya conocen. En el camino Sancho ve a Ginés de Pasamonte sobre su asno y le dice que se huya. Así recupera su asno. En la venta don Quijote está tan cansado que se acuesta inmediatamente. Pero un poco más tarde se oye un ruido raro de su habitación. Todos los que están en la venta suben al cuarto de don Quijote en seguida. ¿Y qué ven? Ven a don Quijote en traje de noche y con los ojos cerrados, que está dando cuchilladas a unos cueros de vino, que están colgados en su habitación. ¿Qué ha sucedido? Don Quijote está soñando que el gigante está amenazándole y ha empezado a atacarle con su espada. Cree que se trata de la cabeza del gigante que tiene que vencer. Por el vino tinto que ha salido de los cueros hay manchas rojas en todas partes de la habitación. Al ver el desastre, el ventero intenta parar a don Quijote dándole golpes. Pero don Quijote no se despierta. Finalmente el barbero le echa agua fría encima. Sancho, que cree la historia del gigante, busca la cabeza del enemigo de su amo. No la encuentra, claro que sí, porque lo que cree ser sangre es el vino tinto del ventero. El caballero – ya despierto - no entiende bien lo que ha pasado. Se pone de rodillas delante del cura (a quien toma por la princesa) y le dice que ha vencido al gigante y que la princesa ahora está segura. Todos se rien del caballero menos el ventero que ve su buen vino derramado en el suelo.

El cura y el barbero sacan a su amigo don Quijote de Sierra Morena


En busca del camino al Toboso Sancho Panza ve al cura y al barbero de su pueblo delante de la venta donde estuvo con don Quijote antes. Los dos reconocen a Sancho sobre el caballo de don Quijote, Rocinante. Se preguntan dónde está don Quijote, pero Sancho primeramente no quiere revelar el lugar donde se encuentra su amo. Cuando el cura le sospecha del robo de Rocinante y de la matanza de don Quijote Sancho Panza finalmente les cuenta que don Quijote hace penitencia en las montañas. Cuenta también que lleva una carta a la señora Dulcinea del Toboso. El cura y el barbero quieren ver la carta, pero Sancho dice que todavía no está escrita. Así el cura le ofrece escribirla. Pero el escudero no puede encontrar el libro de memoria conteniendo la carta y la cédula (un documento) que le promete tres pollinos (asnos jóvenes). El cura consuela al triste Sancho diciendo que su amo le dará una nueva cédula. Y la carta seguramente sabe de memoria. Lo que es más importante es sacar al caballero de su penitencia y sanarle de su locura. El cura propone comer en la venta, pero Sancho Panza prefiere quedarse fuera, porque tiene malas memorias de esa venta (Lo mantearon allí.). Los otros dos entran en la venta y hacen un plan: El cura quiere vestirse de doncella andante y el barbero de su sirvante. Quieren fingir que la doncella necesite la ayuda de don Quijote. Así don Quijote quizás les seguiría. La ventera les da ropa de mujer. Pero cuando salen de la venta el cura dice al barbero que no puede disfrazarse de mujer por ser cura y los dos cambian sus disfraces. Al día siguiente Sancho Panza busca a su amo en Sierra Morena mientras que el cura y el barbero esperan la vuelta del escudero cerca del lugar donde está don Quijote. Esperando a Sancho conocen a Dorotea y Cardenio, dos viajeros perdidos en Sierra Morena. El barbero les cuenta su plan. Vuelve Sancho. Les dice que don Quijote está en condición muy mala y no quiere volver antes de haber realizado una hazaña digna de la gracia de Dulcinea. Dorotea propone que ella se vista de doncella porque tiene ropa adecuada. Además sabe cómo habla un caballero andante,porque ella también ha leído muchos libros de caballería. Sancho pregunta al cura quién es. Ése le responde que es la princesa Micomicona, la sucesora del gran reino de Micomicón. Le advierte además a Sancho que no revele su plan a don Quijote. Después Sancho lleva al grupo al lugar donde se halla el caballero. Finalmente encuentran a don Quijote y Dorotea se arodilla delante del caballero y le pide su ayuda. La doncella le ruega que se vengue de un gigante que le ha quitado su reino Micomicón. Don Quijote consiente. Así todos se ponen en camino, don Quijote sobre Rocinante, Dorotea y el barbero sobre una mula y Sancho Panza a pie.

domingo, enero 07, 2007

Carta de amor de don Quijote a Dulcinea

Hablando de la penitencia de don Quijote el Caballero de la Triste Figura y su escudero Sancho Panza llegan a un lugar tan lindo, que don Quijote decide quedarse ahí para hacer penitencia. Don Quijote empieza a hablar imaginariamente a su amor Dulcinea del Toboso. En este discurso le manda a contestar a su amor y encarga a Sancho que informe a su dama sobre todo lo que él está haciendo acá. Y habido dicho esto se baja de Rocinante, lo desensilla, porque le quiere dar libertad. Sancho, que está observando todo, le pide a su amo que ensille de nuevo a Rocinante para que pueda reemplazar la falta de su asno. Como él no es buen caminante con el caballo puede ahorrar tiempo. El Caballero de la Triste Figura está de acuerdo y le dice a su escudero que tiene que esperar tres días hasta que se pueda ir para que vea lo que iba a hacer por su dama. Sancho no comprende lo que hay más que ver porque a él le parece que ya ha visto todo. Pero don Quijote le explica en deetalle todas las cosas que le faltan para terminar con su penitencia. Cuando Sancho escucha que su amo está dispuesto a darse coscorrones con unas rocas se asusta. Le aconseja dárselas en una cosa blandita, para que no duela tanto. No obstante don Quijote enfatiza otra vez que lo que hará no será una burla sino que lo hará sinceramente para cumplir las órdenes de caballería. Éstas indican que no se debe ni mentir ni hacer una cosa por otra porque sería lo mismo que hacer trampas. Ya han pasado los tres días y entonces Sancho le anima al caballero a que escriba la carta y que lo mande con ella a Dulcinea, para que pueda sacarle a su amo de esta penitencia. Deciden escribir la carta junto con la cédula de los asnos en el librillo de memoria que encontraron. Sancho la hará trasladar a papel tan pronto como sea posible. A continuación disputan el problema de la firma. Sancho pone en la carta « Vuestro hasta la muerte, el Caballero de la Triste Figura », porque no importa que vaya escrita por otro ya que Dulcinea no sabe ni leer ni escribir. Tampoco conoce la escritura de mano de don Quijote. El caballero le cuenta a su escudero que no la ha visto ni cuatro veces por su padre Lorenzo Corchuelo y su madre que la han criado con mucho cuidado. Así Sancho se da cuenta de la identidad de Dulcinea del Toboso que en realidad se llama Aldonza Lorenzo. Habido escrito la carta el caballero quiere leérselo a su escudero en caso de que pierda el libro por el camino. Sancho la quiere escuchar aunque sabe que es muy olvidadizo. La carta trata de la ansiedad de amor de don Quijote. Pidiéndole ayuda a Dulcinea la declara la única persona que es capaz de liberarle de la pena de su ausencia. Sancho está muy emocionado por la carta y antes de irse la hace firmar a su amo, así como la cédula de lo tres pollinos. Por fin se despide de su amo, sube sobre Rocinante y se pone en camino. Pero poco después vuelve y dice que no se puede ir antes de que pueda confirmar sin cargo de concienca que haya visto a don Quijote hacer locuras. Así será bien que haga por lo menos una. Dicho y hecho el hidalgo da dos zapatetas en el aire, la cabeza abajo, los pies en alto y Sancho se va de nuevo- esta vez contento de que pueda jurar que su amo se ha vuelto loco.

De la penitencia de Don Quijote

Don Quijote y Sancho entran por una parte de Sierra Morena. Allí don Quijote quiere esconderse de la Santa Hermandad. Pasan la noche entre muchos árboles en la sierra. Pero don Quijote y Sancho no saben que el malo Ginés de Pasamonte también se ha refugiado allí. Por la mañana Sancho Panza se despierta y nota que su asno ha desaparecido. No sabe que el ladrón era Ginés de Pasamonte. Sancho empieza a llorar con el llanto más triste y más doloroso del mundo. Don Quijote le quiere consolar y lo hace con las mejores palabras que conoce. Promete darle tres asnos de los cinco que ha dejado en su casa. Por eso quiere darle una letra de cambio. Los dos continúan el viaje y unas horas más tarde don Quijote encuentra en el camino una maleta cerrada con una cadena y un candado. Está cerrada pero tiene un agujero y así pueden ver el contenido. Ven cuatro camisas, escudos de oro y un librito de memoria. Don Quijote cree que es un regalo de Dios y el comienzo de una nueva aventura. Por eso abre la maleta. Después continuan su camino a través de la Sierra y don Quijote explica a Sancho que desea hacer una hazaña con la cual gane eterno nombre y fama por toda la tierra. Don Quijote quiere demonstar que puede hacer lo mismo por su dama que su ídolo Amadís de Gaula - quien es un caballero perfecto para él. Quiere hacer penitencia y comportarse como un loco. Dice que solamente Sancho puede terminar su pena porque va a enviarle a la casa de Dulcinea con una carta de amor. No va a terminar su penitencia hasta que Sancho vuelva con la respuesta de Dulcinea.

miércoles, diciembre 20, 2006

Que trata de la libertad que dio don Quijote a muchos desgraciados

Don Quijote ve que por el camino que van vienen algunos hombres a pie sujetos por los cuellos con una gran cadena y con esposas en las manos. Con ellos están dos hombres a caballo y dos a pie, que les vigilan. Cuando Sancho Panza los ve dice: “Ésta es cadena de galeotes, gente que por sus culpas va a la fuerza a servir al Rey en las galeras.” Don Quijote está indignado porque los presos van contra su voluntad. Por eso quiere saber de cada uno de ellos la causa de su desgracia. Los galeotes le cuentan sus delitos. Hay también un hombre de muy buen aspecto, que trae una cadena más grande que los demás. Ese hombre, que es el famoso Ginés de Pasamonte, tiene más delitos que todos los otros presos juntos. Sus delitos son tan numerosos que tiene que ir a las galeras por diez años, lo que es como la muerte. Don Quijote quiere saber muchas cosas. El galeote está hasta la coronilla de las preguntas de don Quijote y le dice, si quiere conocer su vida, tiene que leer su libro, que está escrito con sus dedos. Después de esta conversación don Quijote saca la conclusión que los presos no merecen tal trato y que es su oficio liberarlos. Quiere que los guardias les dejen ir en paz. El guardia replica que no tiene la autoridad de soltar a los forzados del Rey. Esta repuesta no gusta a don Quijote. Arremete contra él con tan rapidez, que, sin darle tiempo para defenderse, lo tira al suelo, mal herido de su lanza. Los galeotes toman la ocasión de liberarse de sus cadenas. Los otros guardias que tienen miedo del ataque de los presos, huyen deprisa. Después de su triunfo don Quijote exige que los dilincuentes, cargados con la cadena que llevan,vayan al pueblo del Toboso y que allí se presenten delante de la señora Dulcinea del Toboso y le digan que su caballo era él que les dio la libertad. Hecho eso, pueden ir a dónde quieran. Ginés de Pasamonte responde que es imposible cumplirlo, porque no pueden ir juntos. Es damasiado peligroso porque la Santa Hermandad les busca seguramente. Sólo pueden ir a solos. Don Quijote se pone furioso y insiste en que ellos cumplan lo que exige. Pasamonte y sus compañeros comienzan a tirar piedras sobre don Quijote con tanta fuerza que cae al suelo. Después los galeotes se van cada uno por su lado y dejan solos a Sancho Panza y a don Qiujote. Don Quijote está triste por verse tan mal tratado de gente a quien hizo tanto bien.

domingo, diciembre 10, 2006

Que trata de la aventura del yelmo de Mambrino

Don Quijote y Sancho Panza terminan de comer y continúan su camino. Después de un camino corto don Quijote descubre a un hombre a caballo que lleva en la cabeza un yelmo que brilla mucho como el oro. Don Quijote piensa que éste es el yelmo de Mambrino. Sancho le dice que cree que don Quijote se engaña en lo que dice y que lo que ve es un hombre sobre un asno que lleva en la cabeza una cosa que brilla. Don Quijote sigue pensando que es el yelmo de Mambrino y le dice a Sancho que se retire y lo deje a solas con él. Pues don Quijote quiere terminar con esa aventura del yelmo y quiere guardar el yelmo. Pero en verdad se trata de un barbero que tiene que ir a otro pueblo a trabajar y trae consigo una bacía de azófar, pero porque ha empezado a llover se ha puesto la bacía sobre la cabeza. Como está limpia brilla de lejos. Don Quijote ve que el hombre con el asno se acerca y sin hablar con él le arremete con su lanza. Le dice que debe defenderse o que se rinde. El barbero cae al suelo y huye aprisa dejando la bacía. Don Quijote ordena a Sancho que levante el yelmo y Sancho dice que la bacía es muy buena y se la da a don Quijote. Éste piensa que el yelmo pertenece a una cabeza muy grande y lo peor es que le falta la mitad. Sancho tiene que contener la risa por temor a la ira de su amo. Don Quijote piensa que esta pieza famosa está en manos de alguien que no conoce su valor y que le quitó la mitad. Sancho le pregunta qué van a hacer con el asno que el barbero ha dejado. Don Quijote responde que no es costumbre caballeresca despojar a los vencidos y también le dice que cuando ellos estén lejos su dueño seguramente vendrá por su asno. Continúan su camino.

viernes, diciembre 08, 2006

La aventura del cuerpo muerto

Don Quijote y Sancho Panza se hallan en camino porque buscan una venta donde pueden pasar la noche. Cuando la noche llega ven numerosas luces que parecen a Don Quijote y a Sancho Panza ser estrellas y que les aterrorizan. Aquellas luces resultan ser unos hombres a caballo en camisas largas que llevan hachas encendidas en sus manos y otros seis hombres a pie que llevan una litera. Todas estas figuras tienen aspecto de luto. Don Quijote se acuerda de una de las aventuras de sus libros y piensa que algún caballero mal herido o muerto, cuya venganza a él está reservada, está en la litera. Por eso Don Quijote quiere parar a los caballeros encamisados y les pide sus nombres y su destino. Sobre todo quiere saber lo que llevan en la litera. También dice que quiere vengarles de alguna ofensa que se les ha hecho o castigarles si han hecho algún mal, porque así es la ley de la caballería. Pero los encamisados no quieren detenerse y proporcionar las informaciones que Don Quijote les pide, porque tienen prisa. Don Quijote se enfurece y les grita que se detengan. Una mula se asusta y tira al suelo a su dueño. Un mozo empieza a insultar al caballero, de modo que éste ataca a los enlutados dándoles una paliza. Todos los hombres huyen excepto él que está en el suelo. Don Quijote se acerca al hombre caído, que se llama Alonso López. Éste le explica a Don Quijote que los encamisados son gente de paz sin armas, sacerdotes que vienen de la ciudad de Baeza y van a Segovia acompañado a un cuerpo muerto que se encuentra en aquella litera. Y añade que el muerto es de un caballero que murió a causa de una enfermedad. Entonces Sancho Panza presenta a Don Quijote al pobre sacerdote. No sólo habla del famoso Don Quijote de la Mancha sino que también le da el mote «Caballero de la Triste Figura». Según Sancho este nombre describe el triste aspecto de su amo porque es tan delgado y sin muelas. El sacerdote dice que no puede moverse porque tiene la pierna rota. Don Quijote le pide perdón y con la ayuda de Sancho le pone sobre su asno para que pueda seguir a sus compañeros. Luego Don Quijote y Sancho Panza continúan su camino. Encuentran una valle hermosa donde pueden descansar y comer. Pero notan que no tienen ni vino ni agua para beber.

miércoles, diciembre 06, 2006

Batalla de Don Quijote contra un rebaño de ovejas


Despues de salir de la venta, Sancho Panza está muy triste, porque los hombres lo trataron tan mal. Don Quijote le dice que la venta seguramente estaba encantada y que los hombres que se habían burlado de Sancho era 'gente del otro mundo'. Añade que le quiso ayudar, pero no pudo, porque a él le habían encantado también. Pero Sancho Panza piensa de otra manera. En el camino siguen discutiendo sobre este tema hasta que ven dos polvaredas. Se trata de dos grandes rebaños de ovejas que hacen mucho polvo. Don Quijote dice que lo que ven son dos ejercitos que están luchando. Explica a su escudero que reconoce al mal Alifanfarón que está atacando al honoroso Pentapolín, cada uno con su ejército. También da la causa por esta batalla: Alifanfarón que es pagano está enamorado de la hija de Pentapolin, quien es cristino y no quiere dar su hija a un pagano. Decide ayudar al cristiano luchando contra su gran enemigo. Cuando ordena a Sancho de atacar éste trata de decirle a su dueño que no son ejércitos sino rebaños de ovejas, pero sus dudas no le importan al caballero. Don Quijote se lanza en batalla y alancea a un animal con tanto valor, como si alanceara a su peor enemigo. Mata y hiere varias ovejas sin que los gritos de los pastores puedan pararle. Finalmente un pastor le tira una piedra y así le hace caer a Don Quijote de su caballo. Huyen con sus animales (vivos y muertos) porque creen que Don Quijote está muerto. Sancho Panza que miraba todo lo que sucedió llega y maldice el día en que se conocieron. Don Quijote le da una explicación por lo que sucedió: el sabio que está enfadado con él convirtió los ejercitos en rebaños de ovejas. Don Quijote está triste, también porque perdió unos dientes. Está dispuesto a seguir a Sancho adónde le guie.

lunes, noviembre 27, 2006

Lo que le sucedió a Sancho en la venta que don Quijote pensaba que era castillo

Después de la batalla con los molinos don Quijote y Sancho Panza se ponen en camino de nuevo. Descubren una venta, pero don Quijote dice que es un castillo. Allí pasan la noche y al día siguiente don Quijote quiere buscar nuevas aventuras. Por eso ensilla a Rocinante y llama al ventero. Le dice que está obligado a agradecerle toda su vida los favores que ha recibido en ese castillo. Además dice que quiere pagárselos al ventero vengándose de alguien que le haya hecho alguna ofensa. El ventero replica que esto no es necesario porque es capaz de hacerlo por sí mismo. Sólo quiere que don Quijote le pague la cena y el alojamiento en su venta. Don Quijote responde que creía que estaba en un castillo y que la ley de la caballería dice que los caballeros andantes nunca pagan nada en un castillo. Pero el ventero le dice que debe pagar para que pueda cobrar su hacienda. Sin embargo ése sale de la venta, dejando atrás a Sancho. El ventero, cuando ve que don Quijote se va de la venta sin pagar, exige de Sancho que él le dé el dinero. Sancho le responde que no pagará porque su señor tampoco ha pagado. Entonces una de las personas que está en la venta coge la manta de la cama del ventero y con otros hombres pone a Sancho en la mitad de la manta. Enseguida le hacen mantear (bajar y subir) por el aire (véase el dibujo). Como Sancho grita muy alto, don Quijote lo oye y cree que se le viene una nueva aventura. Vuelve a la venta que ya está cerrada. No puede entrar, pero puede ver lo que sucede a su escudero. La gente que se divierte con Sancho no le deja hasta que no está cansada. Ahora Sancho puede salir de la venta. Está muy contento de que no haya pagado nada. Lo que no sabe es que el ventero se ha quedado con sus alforjas.

sábado, noviembre 25, 2006

De lo que el cura y el barbero hicieron con los libros de Don Quijote

La sobrina de don Quijote, el cura, el ama y el barbero estaban en el aposento (habitación), donde estaban los libros de caballería. Encontraron más de cien libros grandes y otros pequeños. Quisieron quemar todos los libros que habían causado la locura de don Quijote. El cura vio todos los libros, por si había algunos que no debieran ir al fuego. El primer libro de caballería que el barbero encontró, fue el de Amadís de Gaula. El cura dijo que éste había sido el primero de caballería en España y que todos los demás habían tomado principio y origen de éste. Pero el mejor libro era: La Historia del famoso caballero Tirante el Blanco. Para el cura era un tesoro, porque se podía saber cómo comen, duermen y mueren los caballeros, y porque tenía un estilo poético.Cuando llegaron a donde don Quijote estaba, ya él estaba levantado de su cama. Con muchos esfuerzos le devolvieron a la cama otra vez. En la noche el ama quemó todos los libros y el cura y el barbero tapiaron (cerrar la puerta con una pared hecha con tierra) la biblioteca con mucha prisa para que don Quijote no encontrara el cuarto con los libros. Cuando se levantó no pudo encontrar la habitación. Llegó a donde estaba la puerta antes, tocó la pared con las manos y miró a todas partes. Preguntó a su ama, dónde estaba la biblioteca. El ama le dijo...La sobrina explicó... Según don Quijote Frestón era su gran enemigo, y quería evitar que don Quijote luchara contra un amigo de él y no quería que don Quijote venciera.

viernes, noviembre 24, 2006

Don Quijote es llevado a su aldea

Ahora que don Quijote estaba tumbado en el suelo con su armadura pesada y sus heridas horribles, empezó a pensar en una aventura de sus libros de caballería que trataba de un caballero que fue abandonado con heridas graves en la montaña. Don Quijote comenzó a hablar las mismas palabras que el caballero de la historia de su libro.Después llegó un labrador del pueblo de don Quijote que fue considerado por don Quijote como un personaje de su libro de aventura. Era su tío. Debido a la armadura de don Quijote, el campesino no lo reconocía hasta que le abrió su visera. El labrador quiso saber lo que le había ocurrido a don Quijote pero él siguió su historia sin responder al labrador. Finalmente el campesino decidió poner a don Quijote sobre su burro, recoger las armas de don Quijote y regresar a su pueblo. Cuando los dos llegaron al pueblo, los amigos de don Quijote, por ejemplo el ama y el cura del pueblo, se habían reunido en la casa de don Quijote. Todos estaban preocupados y no sabían lo que hacer. El labrador paró su burro con don Quijote delante de la casa y oyó lo que las personas decían. El ama de don Quijote echó toda la culpa de su desaparición a los libros de caballería que le habían secado el cerebro. Ahora el labrador se convenció de la enfermedad de don Quijote y gritó para que los otros los dejaran entrar. Todos querían abrazar a don Quijote pero él explicó que tenía heridas horribles por culpa de su caballo y dijo que quería acostarse y que quería que la sabia Urganda viniera para curar sus heridas. A partir de ese momento don Quijote no respondió a ninguna pregunta. El campesino contó toda su historia al cura que decidió llamar a su amigo Nicolás, que era maestro.

De lo que le sucedió a don Quijote cuando salió de la venta

Habiendo salido de la venta, don Quijote decidío volver a su casa.Recibió a su vecino, que era labrador. Tenía muchos hijos y era pobre como escudero.Así se pusó en camino con su caballo Rocinante hasta que se encontró con unos mercaderes toledanos que querían comprar seda en Murcia. Eran seis y venían con cuatro criados a caballo y tres mozos de mulas a pie.Don Quijote creyó que ese grupo podría ser una nueva aventura para él, por eso les cerró el paso. Ordenó a los mercaderes que confesasen que en todo el mundo no hubía una mujer más hermosa que Dulcinea del Toboso. Uno de ellos que era un poco burlón dijo que ellos no conocían a esa buena señora y por eso no podrían decir eso sin verla.Don Quijote se enfadó porque los comerciantes no le creían aunque era un armado caballero. Pero de repente el caballo tropezó de manera que el mismo y su amo cayeron al suelo. Después se acercó un mozo a don Quijote, cogió la lanza, la hizo pedazos, y con uno de los otros mozos empezó a darle muchos palos a don Quijote. Cuando los comerciantes desaparecieron de ese lugar don Quijote no podía levantarse porque sus armas se lo impedieron.

Don Quijote fue armado caballero

Lo que inquietaba más a don Quijote era no ser caballero armado. Por eso pidió al ventero que le nombrara caballero, dándole sus razones de por qué este nombramiento era necesario. El ventero, que era un hombre burlón, aceptó este extraño oficio pensando que Don Quijote estaba loco. Para que este nombramiento fuese válido un caballero debería «velar» sus armas antes. Por eso Don Quijote trajo sus armas al patio de la venta, las puso junto a un pozo y permaneció allí durante todo el día para que no se las robaran. Pero tuvo que enfrentarse con dos hombres que querían dar agua a sus animales. Cuando uno de ellos quería quitar las armas de Don Quijote del pozo, Don Quijote se enfadó mucho y le dió un golpe con su lanza al pobre hombre. Lo mismo le sucedió al otro hombre. Los demás arrieros (hombre que trabaja con animales de carga y los conduce de un lugar a otro) le tiraron piedras para que parara. Finalmente apareció el ventero y puso paz ofreciendo a Don Quijote armarle caballero enseguida. Así Don Quijote fue nombrado caballero a la vieja usanza: El ventero le dio al hidalgo dos toques con la espada en sus hombros. Una vez acabado el nombramiento las dos «doncellas», que se burlaban mucho del caballero, le ayudaron a ponerse su espada y sus espuelas. Y don Quijote contó a todos que ahora quería buscar aventuras. El ventero quería que este cliente raro se fuera por fin y le despidió muy de prisa, sin pedirle dinero por la comida.

miércoles, noviembre 22, 2006

Primera salida que de su tierra hizo don Quijote

Una mañana en julio Don Quijote comienza su primer viaje sin avisar a nadie. Con sus armas y con su caballo Rocinante decidiendo la dirección, el caballero expecta sus primeras aventuras. Pero de repente le asusta un pensamiento: ¡no es ARMADO CABALLERO! (armar caballero: un rey arma a un hombre caballero con una espada) Por eso no sigue su plan original sino que decide hacerse armar caballero tan pronto que posible! Además, comenzar el viaje sin ser armado caballero le parece muy aventurero. Al anochecer busca una posada, (posada:lugar donde se puede comer y dormir) y por suerte ve una venta.(una venta es una casa lejos de una ciudad o un pueblo, donde se puede dormir y se debe pagar) Y ya que don Quijote se considera como caballero, se imagina que la venta sea un castillo y las mozas que están en la venta (moza: mujer(jóven)que trabaja en una finca rústica) la toma por doncellas.(chicas jóvenes que viven en un castillo)
Primero las mozas tienen miedo cuando ven al caballero desde lejos, pero cuando éste se acerca y ellas ven su aparencia rara y cuando las llama 'sus mercedes'(ustedes), no pueden contener la risa. Y también al ventero (un ventero es el propietario de una venta)le parece muy divertido el caballero viejo. Don Quijote le lama 'castellano', lo que según su comprensión significa 'señor de un castillo', mientras que el ventero lo comprende en el sentido de 'habitante de Castilla', lo que le hace reír. De todos modos el ventero le ofrece posada (sin cama) y le da algo a comer. Pero no le sirve una comida rica. Lo que le trae es un pedazo de pescado mal cocido y un pan negro viejo.